Pro Tips

Teoría del color, avanzada

Cuando se trata de maquillaje, es fácil olvidar la importancia de la ciencia detrás. Uno puede distraerse con el último lanzamiento de pigmentos deslumbrantes o nuevas técnicas de aplicación . ¡No nos malinterpreten, definitivamente también hay espacio para todo eso! Sin embargo, nada es más importante que comprender el color.
El conocimiento de la teoría del color es primordial para cualquier artista de maquillaje y entusiasta. La teoría del color va en muchas direcciones y puede volverse increíblemente complicada. En este blog queremos desglosarlo todo y brindarte datos importantes que necesitas saber.

Sistema de color

En primer lugar, es importante mencionar que existen varios sistema de color según el material utilizado. En este caso, estamos hablando del modelo RYB de rojo, amarillo y azul, que suelen utilizar los artistas que trabajan con cosméticos o pinturas. También es posible que hayas oído hablar de CMY: cian, magenta y amarillo, o CMYK, con la adición de la tecla (negro) que se usa en gráficos e impresiones, o RGB, que es el sistema utilizado en la electrónica como ser la televisión, fotografía y computadoras.

La principal diferencia entre ellos es que, al considerar RYB, observamos la presencia física de un color, ya sea en un objeto o en un ser vivo, algo que se puede tocar como la cara o una manzana, por ejemplo. Estos se conocen como colores sustractivos. Los otros son colores creados por algo que no se puede tocar, es decir, luz, arcoíris, reflejos e imágenes digitales de color en las pantallas. Estos se conocen como aditivos.
Es por eso que tenemos una percepción diferente de los colores creados por la luz y los colores físicos, y, por supuesto, por qué el maquillaje y otros colores físicos pueden verse diferentes frente a cámaras o en las pantallas.



La rueda de color

Entonces, comencemos con el modelo fundamental, en el que se basa la mezcla de colores sustractivos. La rueda de colores fue desarrollada por Isaac Newton en 1666.



La rueda de colores muestra una secuencia lógica de 12 colores o tonalidades, lo que ayuda a ilustrar la teoría del color de la manera más simple. La rueda es una herramienta que nos ayuda a comprender cómo se relacionan los colores entre sí y cómo los percibe el ojo humano, lo cual es fundamental al acercarse al maquillaje. La rueda de colores está diseñada para mostrar inicialmente las relaciones entre los colores primarios, y los tonos y matices que cierran las brechas entre ellos. Primero analicemos esta información. Los atributos del color tono (hue), valor (value) y saturación (croma).

Terminología de color

El orden de los colores se define por tres atributos TONO (HUE), VALOR Y SATURACIÓN.
TONO (HUE) HUE es el color puro que se encuentra en la rueda de colores e incluye los colores primarios, secundarios y terciarios.
El VALOR es lo relativo a la oscuridad o claridad de un color. (También conocido como la escala de grises, pero llegaremos a eso en un momento).
SATURACIÓN se basa en la pureza del color; un color muy saturado tiene un color vivo e intenso, mientras que un color menos saturado parece más descolorido y gris.

Combinaciones de colores




Los colores PRIMARIOS son aquellos que no se pueden crear mezclando otros colores, es decir, rojo, amarillo y azul.

Los colores SECUNDARIOS son tonos creados al mezclar cada color primario. Son el naranja (mezcla de rojo y amarillo), violeta (mezcla de azul y rojo) y verde (mezcla de amarillo y azul).

Los colores TERCIARIOS son tonos creados al mezclar un color primario y secundario. Son rojo-naranja, amarillo-naranja, amarillo-verde, azul-verde, azul-violeta y rojo-violeta.

Primarios, secundarios y terciarios conforman los 12 colores de la rueda de colores.



Los colores COMPLEMENTARIOS son aquellos que cuando se mezclan entre sí se neutralizan, formando un tono en la escala de grises. A veces también se les conoce como "colores opuestos" o "colores correctores" y siempre se encuentran directamente uno frente al otro en la rueda.

Los colores ANÁLOGOS son un grupo de tres colores que están uno al lado del otro en la rueda de colores, formados por un color o matiz primario, secundario y terciario.

El sistema Munsell

Aquí es donde el tema se vuelve un poco más interesante. Todos los artistas saben la importancia del blanco y negro, pero hasta el momento estos no están presentes. Giremos imaginariamente la rueda de color horizontalmente y exploremos el siguiente nivel.

Imagina la rueda de colores como un globo que gira sobre un eje.



El blanco está en la parte superior del globo y el negro en la parte inferior. Mezclar blanco y negro juntos crean gris, por lo tanto, el gris está situado en el centro del círculo. Esto es lo que nos permite crear un tinte, sombra o un tono.



TINTE: agregar varios grados de blanco a un color o tono para hacerlo más claro.



SOMBRA: agregar varios grados de negro a un color o tono para hacerlo más oscuro.



TONO: agregar varios grados de gris a un color o tono para hacerlo más opaco o menos vibrante.


Tono de la piel, subtono & complexión

Ahora que tenemos esta información, avancemos un poco más en las clasificaciones de colores, antes de relacionar esta teoría específicamente con el maquillaje.



Los colores pueden clasificarse en cálidos o fríos. Esto está relacionado con nuestras percepciones. Los colores y tonos fríos tienen frecuencias de luz más cortas y generalmente los percibimos como más tranquilos y suaves. Los colores y tonos cálidos tienen frecuencias de luz más largas que pueden avanzar en el espacio y por eso los percibimos como más impactantes y con mayor energía.

Ahora, ¿cómo relacionamos todo esto con el maquillaje?

Comencemos observando cómo funciona el color en la piel.




El TONO DE LA PIEL, a veces denominado COMPLEXIÓN, es el color de la superficie que vemos cuando miramos la piel, es el color más predominante. Esto se ve afectado principalmente por la cantidad de melanina en la piel. La melanina es un pigmento oscuro dentro de nuestro cuerpo, que determina cuán claro u oscuro es nuestro cabello, nuestros ojos y el tono de la piel.

Por supuesto, hay también SUBTONOS. Esto es lo que confunde a mucha gente, cuando se trata específicamente de seleccionar el color que combine con la piel. Los matices son los colores sutiles más apagados debajo de la superficie de la piel. No cambian con el efecto de la iluminación, el bronceado o cualquier otro factor externo.

Una de las formas más fáciles de determinar el subtono, es mirando las venas de la muñeca. El color en que aparecen las venas determina el tono de la piel.

Azul o morado - SUBTONO FRÍO
Azul - Verde SUBTONO NEUTRO
Verde u Olivo – SUBTONO CÁLIDO



Corrección de color

Existe una idea errónea común, que dice que las personas con piel clara son matices fríos y aquellas con piel oscura son cálidos, esto no es cierto. Es posible encontrar personas que tienen piel oscura con matices fríos y viceversa. Esta es una de las razones por las que a veces una base parece coincidir con el tono de la piel, pero una vez aplicada se ve demasiado gris/ceniza, amarilla o cálida. El trasfondo ha sido mal analizado. Por lo tanto, asegúrate siempre de saber con certeza, cuál es el subtono.

En relación con la rueda de colores, los tonos piel se encuentran dentro del amarillo, anaranjado al rojo. Pieles con un matiz frío tienden a tener un tono rojo púrpura. Pieles con un matiz cálido tienen un tono amarillo. Los tonos de piel oscuros y las sombras (contornos) se encontrarán en la "sección de sombras", mientras que los tonos de piel claros y los reflejos se encuentran en la "sección de tinte". Los tonos de piel también varían en saturación y, por lo tanto, se pueden encontrar en cualquier lugar alrededor de las secciones de tono y a través de las secciones de tono, pero siempre entre amarillo, naranja y rojo.



Es una práctica común en el arte del maquillaje utilizar correctores, para lograr un tono de piel equilibrado en el rostro y / o el cuerpo. Es posible cubrir ojeras, hematomas, hiperpigmentación, vitiligo, rosácea, básicamente cualquier cosa que contraste con el tono de la piel. En este caso, es importante tener una buena comprensión de la teoría del color, particularmente conocer los colores complementarios. Mencionamos anteriormente cómo los colores complementarios se anulan entre sí, por lo que con esta teoría exactamente es posible corregir el color.



Aquí se muestra la rueda de colores y el CONCEALER CIRCLE ‘Neutralizer’. Verás que cada color necesario para corregir la decoloración de la piel, está presente en el círculo, más un neutralizador para ajustar la intensidad del color, dependiendo de qué tan fuerte deba ser el color complementario, para poder corregir de manera efectiva. Esto solo se puede juzgar en cada caso individual, una vez que se haya identificado el tono y subtono de la piel.

El efecto de la luz

Un elemento importante en la teoría del color, cuando se trata de maquillaje, es cómo la luz afecta la piel, tanto con maquillaje como sin él. La luz es un elemento crucial a tener en cuenta al aplicar cualquier color a la piel. Tiene un impacto dramático en cómo lo percibimos.



Sin importar la fuente de luz o el tono de la piel, solo el 4% al 7% de la luz visible se refleja por completo desde la superficie de la piel. El resto de la luz penetra en la superficie hasta la dermis subyacente donde se refleja desde adentro y deja ver la piel de manera difusa. Esta absorción parcial de luz y reflejo en diferentes direcciones, es lo que le da a nuestra piel su brillo natural y apariencia de semi-transparencia.



Cuando intentamos camuflar, tendemos a usar correctores que contienen un alto contenido de pigmento. Esto hace que la base sea más opaca que la piel natural, y una vez empolvada, puede generar un reflejo total de la luz. El resultado es un maquillaje artificial y no un camuflaje o una corrección de aspecto natural.

Pregunta. Entonces, ¿qué hacemos para evitar esto?
Respuesta. ¡Utilizamos nuestra teoría del color!

Dominar el camuflaje correctivo

A veces, cuando se corrige la pigmentación, es aconsejable comenzar con el color complementario, fijar con polvo y luego agregar el tono de la piel. Sin embargo, es importante comprender que no siempre necesitarás un color complementario en su concentración más pura, para lograr un camuflaje. Especialmente si tienes en cuenta dónde estás aplicando el maquillaje. Las aplicaciones cargadas de maquillaje en áreas de piel más delgada, no permiten buenos resultados. Por lo general el resultado es un maquillaje que se ve como un pastel, con líneas y de aspecto obviamente artificial. Así se pierde la ilusión de camuflaje. Por lo tanto, las capas aplicadas a la piel deben ser lo más finas posible, si la intención es mantener la superficie como la piel natural. Es aquí cuando tu conocimiento y comprensión de la teoría del color entra en juego. Mezclar colores complementarios con neutralizadores y matices similares a la piel puede ayudar a lograr correcciones efectivas en menos capas.

Echemos un vistazo a algunos ejemplos de ojeras debajo del ojo. Notarás en cada imagen que el color debajo del ojo es siempre más oscuro que el tono de la piel, pero en diferentes grados, por lo tanto, se necesitarían diferentes concentraciones de color complementario para cada uno.

Teoría del color. Ejercicio. ¡Es hora de poner a prueba tus habilidades!

La ciencia nunca es perfecta, cuando se trata de determinar el color en una pantalla digital o en una fotografía. Sin embargo, tómate un momento para observar cada una de estas imágenes y analiza qué colores del círculo corrector Concealer Circle ‘Neutralizer’ mezclarías y en qué concentración corregirías la pigmentación, para alcanzar lo mejor posible el tono natural de la piel.


Análisis de los resultados

En la primera imagen podemos ver que el tono de la piel es bastante neutral con un subtono frio. Las ojeras tienen un subtono principalmente azul con toques de verde.



Entonces, al seleccionar colores complementarios, elegimos el naranja luminoso (X 30), en la concentración más alta, para corregir el azul y lo mezclamos con una cantidad casi igual del iluminador (X 406) para acercarlo al tono natural de la piel. Luego, retocamos con el rojo (X 32) para neutralizar los subtonos verdes. Esta mezcla en conjunto, ocultaría efectivamente las ojeras y se acercaría al tono natural de la piel.

En la segunda imagen podemos observar que el tono de la piel es amarillo con un matiz cálido. Las ojeras tienen un subtono principalmente verde azulado.



Por lo tanto, al seleccionar colores complementarios, elegimos el iluminador (X 406) en la concentración más alta, no queremos que los tonos correctores calienten demasiado la equidad de la piel. Luego, tomamos partes iguales del X yellow neutralizer y el naranja (X 30) para acercarlo al tono natural de la piel y el X 30 para corregir la pigmentación oscura. Esta mezcla en conjunto ocultaría efectivamente las ojeras y parecería más natural para la piel circundante.

En la tercera imagen podemos identificar, que el tono de la piel contiene tonos rosados con un subtono frío. Las ojeras tienen un matiz principalmente azul-púrpura.



Por lo tanto, al seleccionar colores complementarios, elegimos el iluminador (X 406) en la concentración más alta, no queremos que los tonos correctores calienten demasiado la equidad de la piel. Luego el rojo (X 32), en menor concentración y un toque aún más pequeño del naranja (X 30) para acercarlo al tono natural de la piel. Esta mezcla en conjunto ocultaría efectivamente las ojeras y tendría un aspecto natural, similar al de la piel.

Con esta teoría entendida, será posible adaptar el conocimiento para cubrir cualquier tono de pigmentación en la piel. Simplemente busca los colores complementarios en la rueda y analiza la piel para determinar el tono y subtono de piel correctos.

Hay otros factores a considerar al acercarse a la teoría del color. Uno importante para el maquillaje es considerar la temperatura de la luz.

Temperatura del color




Este ejemplo muestra la diferencia que existe entre la luz natural más fría, comparada con la luz artificial más cálida. La imagen original fue tomada con un flash electrónico de alrededor de 4200 Kelvin.

A medida que la luz se ajusta a una luz más fría y azul, neutraliza activamente los tonos más cálidos en la piel y el maquillaje. Gracias a nuestra comprensión de la teoría del color, sabemos que los azules son los colores complementarios del amarillo-naranja y, por lo tanto, los neutraliza. Esto tiende a hacer que todo se vea un poco más rígido y nítido, sin el equilibrio del calor, y puede ser poco halagador en comparación. Es por eso que cuando observamos la luz de las velas, todo se ve más atractivo, ya que el calor y los contrastes dentro de la cara son más agradables.

El mejor consejo para el maquillaje es, siempre que sea posible, aplicar a la luz natural. La luz del día nos proporciona el espectro completo de color, es uniformemente difusa y clara, por lo que muestra el maquillaje en su estado más verdadero. Si un color no coincide correctamente o si algo no se mezcla de modo uniforme, será más visible a la luz del día. De esta manera, puedes construir las sombras y la profundidad del color, para que sean la verdadera representación de cómo deseas que se vea el maquillaje, y luego, en cualquier otra luz, se verá impecable. Hay que asimilar mucho al abordar la teoría del color, pero comprenderla es vital para dominar el maquillaje. La práctica hace la perfección.